Slow Fashion: La responsabilidad de vestirse bien.

Slow Fashion: La responsabilidad de vestirse bien.


Carlotta nos invita a la reflexión y a convertirnos en consumidores responsables sin renunciar a estar bien vestidos.

Aquí va su reseña:

Queridos lectores, os escribo desde un pequeño pueblo sueco rodeado de mar y pequeñas islas, a punto de acabar mi Master de liderazgo en sostenibilidad. En este momento escribo mi tesis sobre moda sostenible. He elegido este tema porque estoy profundamente enamorada de la moda y de cómo nos ayuda cada día  a comunicarnos con los demás sin decir palabras y a sentirnos más atractivos y seguros de nosotros mismos.

En esta columna compartiré con vosotros una síntesis de la informacion que he ido recopilando sobre los impactos de la moda y de cómo los consumidores podemos, tomando decisiones más consideradas, contribuir a mejorar nuestra sociedad y a reducir los impactos negativos sobre el medio ambiente.

El negocio de la moda como existe hoy en día, se basa generalmente en el modelo Fast Fashion. Se consideran Fast Fashion las marcas de moda que tienen miles de tiendas en todo el mundo, venden los mismos modelos en cada una de ellas, lanzan una nueva colección con pocas semanas entre medio y son de bajo costo, porque se apoyan en mano de obra barata de países en vía de desarrollo. Son los precios bajos que han hecho del Fast Fashion un éxito indiscutible en los ultimos 15 años. De hecho, hoy en día, cualquiera de nosotros ya considera natural y normal comprar una camiseta de algodón por 3.99 euros y exiliarla en el rincón oscuro de nuestro armario en cuanto salga un color más “cool”. Aunque siempre hay dudas: ¿por qué esa camiseta es tan barata? ¿Quién la hizo? ¿Fue una máquina  ? ¿Quién ha cosido esas lentejuelas? ¿De dónde viene ese material? ¿Dónde crece el algodón? ¿Qué es en realidad el polyester?

snail

En las tiendas no encontraremos las respuestas porque es muy probable que estas no nos gusten nada y teniendo más información tal vez dejemos de comprar tanta ropa y a un ritmo tan frenético.

El concepto básico de Slow Fashion, aspira a desacelerar el proceso de producción y consumo para finalmente reducir la cantidad de ropa que termina en los vertederos a ritmos extremadamente acelerados. Y no sólo quiere alargar el ciclo de vida de cada prenda: también quiere mejorar la calidad de vida de todos los que trabajan en cualquier punto de la cadena de producción. Que sea el agricultor de algodón en África, el obrero chino que trabaja 18 horas por muy poco dinero, o el que trabaja en contacto con decenas de agentes químicos para blanquear o teñir nuestras prendas.

Slow Fashion ofrece una cantidad de maneras diferentes de crear moda, promoviendo la diversidad cultural, la profundidad de las relaciones entre personas y sobre todo prefiriendo la calidad en lugar de la cantidad. En Slow Fashion la cadena de producción de pronto se hace visible, el consumidor entra a hacer parte de esta y contribuye en la co-creación de la prenda interactuando con el estilista, volviendo a aprender las artes manuales que se estan perdiendo rápidamente en nuestra sociedad, reconociendo su responsabilidad social y tomando por fin decisiones que no afectan negativamente ni a la tierra ni a las personas. En fin, Slow Fashion quiere dar valor al trabajo de todos y reconocer el verdadero valor de los recursos naturales que con nuestro ritmo y estilo de vida estamos rápidamente agotando.

¿Pero de dónde viene Slow Fashion?   ¿Dónde se compra? ¿Cómo podemos reconocerla?

Slow Fashion es un movimiento que sigue los pasos de otros movimientos Slow (el primero fue el italiano Slow Food fundado en el 1986, ahora presente en 132 países, seguido por Slow Cities, Slow Design y muchos más) cuyos objetivos generales son los de mejorar la vida de las personas, resucitando técnicas tradicionales y disminuyendo nuestra dependecia de los recursos naturales.

Slow Fashion es una onda en aumento en muchos países, sobre todo aquellos donde el concepto de “sostenibilidad” es más común y conocido, y gobiernos y ONGs comunican a los ciudadanos los impactos de la moda y la necesidad de un estilo de vida más sostenible.

lilycole_240308

Hay muchas iniciativas de Slow Fashion en Inglaterra, Canada y Estados Unidos, unas cuantas también en Europa, sobre todo en los países escandinavos, tradicionalmente mas sensibles al tema de la sostenibilidad. La mayoría son marcas pequeñas, pero también hay unos cuantos proyectos creativos maravillosos e inspiradores lanzados por muchas personas en todo el planeta. Se estan organizando lentamente, y tienen todas las cartas a su favor para poder competir algun día con las grandes cadenas de Fast Fashion.

Nosotros los consumidores somos la clave del éxito de Slow Fashion. Cada vez que entramos en una tienda y compramos una prenda, votamos con nuestro dinero y apoyamos una industria o la otra, unos valores u otros. Nosotros decidimos el valor del trabajo de los obreros chinos, de los sastres de Bangladesh y el precio del agua necesaria para cultivar el algodón. Es una cuestión de responsabilidad y es un gesto de amor hacia nosotros mismos en primer lugar.

Empezar a pensar Slow Fashion es fácil, creativo, altamente satisfactorio y nos hará ahorrar dinero a largo plazo.

Qué podemos hacer:

  • Reparar con creatividad nuestras prendas en lugar de comprar nuevas.
  • Intercambiar ropa con nuestros amigos y organizar “clothes swaps”.
  • Comprar ropa de segunda mano y vintage
  • Preferir diseños más clásicos y de calidad que podremos pasar a nuestros hijos en 20 años o más.

Para más información   (en inglés) www.cleanupfashion.co.uk, www.socialalterations.com y http://www.forumforthefuture.org/files/Fashionsustain.pdf

Para inspiración mirar www.theuniformproject.com

Y mi blog (en inglés) www.slowfashionforward.tumblr.com

  • Muchas gracias, Carlotta, por tan inspirador artículo!
    Te deseo lo mejor en tus iniciativas por la Slow fashion!

  • Me interesaría MUCHO leer el tesis, poder consultarlo… ¿Lo vas a publicar por la Web? Llevar el concepto más allá?

  • David
    Muy interesado por todo lo que cuentas. Si algún día puedo acceder a tu tesis o podemos comentar el tema condetenimiento será muy enrriquecedor.