Los aspectos que definen el impacto social del diseño.

Los aspectos que definen el impacto social del diseño.


El significado del diseño ha evolucionado y esta evolución se interpreta de formas completamente distintas según la cultura e historia personal de cada individuo. En What Design Can Do se manifiesta la riqueza de derivados que se han generado en la profesión con el tiempo.

La conferencia What Design Can Do nace de la celebración del poder del diseño y su potencial de resolver problemas siendo un agente de mejoría para nuestra sociedad. Una jornada llena de sorpresas y relatos inspiradores sobre el trabajo de diseñadores y arquitectos que visitaron el Stadsschouwburg de Ámsterdam durante el 21 y 22 de mayo.

En su quinto aniversario, el evento acogió a veintiún invitados provenientes de todo el mundo, ofreciendo una gran diversidad de enfoques que tocaron todo tipo de temas y formas de pensar. Desde el diseño de edificios y estructuras de gran escala hasta la creatividad en la comida, pasando por el diseño gráfico, de vídeo y hasta el trabajo con olores y sus posibilidades. Desde lo más racional y analítico hasta formas instintivas y basadas en la emoción.

¿Cuál es el común denominador de todas estas manifestaciones?

Cada ponente ofreció al público su visión del poder que tiene el diseño como agente creador de cambio social, mostrando cómo cada uno con sus experiencias y conocimientos ha buscado crear trayectorias que son un aporte para la sociedad, donde el alcance y la dimensión del trabajo de diseño va mucho más allá del manejo de una u otra técnica.

Por ejemplo, el arquitecto Francis Kéré muestra, con su obra en Burkina Faso, la importancia de involucrar la mano de obra local en la construcción de sus edificios, tanto por un tema práctico como por lograr un proceso inclusivo en el que las personas se sienten orgullosas de ser parte de la construcción de su comunidad.

En sus obras, Kéré trabaja con la técnica de aplastar tierra, tradicional en la zona, obteniendo un resultado de alta calidad estética. Es una forma de crear que representa el involucramiento inevitable de la comunidad, la comprensión de su historia y, sobre todo, la clara conexión del arquitecto con su identidad. Así, Francis Kéré muestra una obra auténtica que, sin pretensiones en su origen, logra dejar a la audiencia profundamente impresionada frente a su talento, autenticidad y humildad.

Así también otros ponentes mostraron, a través de su trabajo, parte de quiénes son como persona y sus motivaciones en la profesión. Un ejemplo es el chef brasileño Alex Atala, quien ha desarrollado una cocina que busca comunicar la identidad del Amazonas, su tierra. Por su parte, Jan Rothuizen comienza ilustrando su vida en la ciudad de Ámsterdam, un lenguaje que continua en el campo de refugiados en Irak; Steve Rura trata de entender los problemas que enfrentan los profesores en las escuelas en los Estados Unidos y de resolver la falta de internet en el mundo, desde  Google Creative Lab.

DSC_0240

Steve Rura en WDCD 2015. ©Paula Colchero

Da la impresión de que quienes conocen mejor su identidad, reconocen sus recursos y se mantienen cerca de sus pasiones son los que logran mayor impacto social con sus trabajos.

Otro aspecto que llama la atención en estas presentaciones es la importancia del enfoque instintivo en el proceso de creación y la fuerza que aporta al resultado final, a diferencia de propuestas que se mantienen en una dimensión más cercana a lo racional. Pareciera que el diseño debe tocar ambos aspectos, tanto el instinto como el racional, para lograr realmente tener impacto en la sociedad.

La conferencia What Design Can Do estuvo estructurada en charlas, pausas y un bloque llamado ‘Break-out’, sesiones en las que en diferentes áreas del edificio, firmas creativas y diseñadores ofrecían un workshop o charla interactiva con los asistentes. Una de estas sesiones fue con el reconocido diseñador gráfico Stephan Sagemeister, en la que habló sobre los temas que le parecen relevantes en el diseño. Sagemeister resaltó la tendencia en el diseño de usar términos decorativos para definir el trabajo, señalando cómo ahora se habla mucho del ‘storytelling”. Expresa de forma crítica este tipo de costumbres que cambian con las modas, y que pareciera buscar dar una imagen interesante al trabajo. Dice que: “Toda expresión puede definirse en palabras simples y suele suceder que al no funcionar bien un trabajo, debe disfrazarse con términos que suenen bien.”

DSC_0233

Conversación con Stefan Sagemeister en WDCD 2015. ©Paula Colchero

El acertado comentario de Stefan Sagemeister se ilustra en muchas de las obras de los invitados de What Design Can Do 2015, en las que suelen ser los trabajos más auténticos y los menos disfrazados los que resuenan con más fuerza en la audiencia y en la sociedad.

Categorías