Es la hora del consumo energético inteligente

Es la hora del consumo energético inteligente


“No importa lo que hagas, en tu hogar siempre estás consumiendo energía.  Incluso cuando nadie está en él”.

Este fue el eslógan del anuncio utilizado en el año 2008 en el marco de la campaña “Climate smart home service“ impulsada por el Gobierno de Queensland, en Australia.

Por medio de unos divertidos e ingeniosos anuncios, la campaña gubernamental pretendía demostrar a sus ciudadanos la  importante influencia del señor “nadie” en el consumo de energía en el hogar.

“Si la TV está funcionando y nadie la está mirando, si el aire acondicionado está muy alto para nadie en particular y dejar aparatos encendidos, como tu ordenador, cuando nadie los está utilizando. Todo ello tiene un impacto importante para el medio ambiente”.

smart meter

Sí, sí, sí.  Todo esto ya lo sabía, estarás pensando. Todos empezamos a ser conscientes del derroche energético que realizamos habitualmente en nuestro hogar. ¿Pero hasta qué punto somos conscientes de nuestro consumo? Yo pensaba que lo era hasta que alguien me dio algo que me demostró lo contrario. Ese algo era un contador instantáneo de electricidad.

En los últimos años han aparecido lo que se denominan smart meters, que junto a los dispositivos medidores de energía tienen un importante papel de “chivatos” en cuanto al despilfarro energético que realizamos en nuestros hogares, aún sin darnos cuenta de ello.

Por un lado, los smart meters (contadores inteligentes) son medidores avanzados que identifican el consumo de electricidad de una forma más detallada que los medidores convencionales. La comunicación es bidireccional, ya que son usados por la compañía eléctrica para identificar los consumos de sus clientes pero éstos, a su vez, reciben la información de su consumo, con lo que pueden monitorizar y conocer en todo momento el estado de su facturación eléctrica. La compañía canadiense Horizon utilities, utilizando este tipo de contadores ha implementado un sistema que permite obtener un beneficio doble: la empresa se ahorra los costes de lectura de los contadores y sus usuarios conocen en todo momento cuál es su consumo y facturación. Todos satisfechos.

energy monitor

Por otro lado, los dispositivos de control energético (energy monitoring devices) son pequeños aparatos inalámbricos que informan en tiempo real del consumo eléctrico del hogar, aunque con una precisión ligeramente inferior que la de los contadores (su margen de error es del 5-10%). La rápida frecuencia de envío de información, de tan sólo unos pocos segundos, posibilita que el impacto de encender o apagar un aparato eléctrico se observe de forma inmediata por parte del usuario. Con un simple clic se puede observar la información de consumo (potencia instantánea, en kW), el coste económico asociado así como las emisiones de CO2 derivadas del consumo. De este modo, el monitor reflejará cambios tan sutiles como el efecto de subir o bajar un grado la temperatura del aire acondicionado, tener abierta la puerta del frigorífico, dejar el cargador del móvil enchufado, mantener los equipos en modo standby o cambiar una bombilla incandescente por una de bajo consumo.

Es tal la expectativa de crecimiento de este tipo de dispositivos que incluso la empresa Google ha decidido irrumpir en el mercado por medio del desarrollo de su Google Powermeter. Se trata de una herramienta gratuita que permite monitorizar el consumo de energía utilizando la información proporcionada por los smart meters o los dispositivos de control energético. La herramienta consiste en un software online que permite a los usuarios ver el consumo de energía de su hogar desde cualquier lugar y en cualquier momento, tan sólo por medio de un punto de acceso a internet.

La fórmula es simple. El uso de este tipo de dispositivos más la voluntad de modificar los hábitos equivale a ahorros promedio del 10%, aunque se puede llegar hasta el 25-30%, o incluso más, según sea la motivación de cada uno y lo despilfarradores que fuéramos en el pasado. Excusas no faltan, pues si nuestro impacto climático no es suficiente véase como el precio de la electricidad en España está subiendo por encima del promedio de la UE. Y más lo va a hacer en el futuro.

Ya quedó atrás aquello del uso eficiente de la energía. Ahora, además, llega el momento de utilizar la energía de un modo más inteligente. Es momento de aplicar la tercera ley de Newton en el mundo de la energía. Acción y reacción. Conocer el impacto energético y climático de nuestras acciones nos permite reaccionar con la misma intensidad: consumir cuando hace falta y no hacerlo cuando no es necesario.

Apagar el interruptor, pulsar el botón del off (sin olvidar la lucecita roja), desconectar el aparato, desenchufar. Son acciones que toman mayor sentido cuando sabemos qué hay detrás de ellas, ya que la información nos hace tomar conciencia. Consumir de forma inteligente conlleva beneficios para nuestro planeta pero también para nuestro bolsillo, que en tiempos de crisis también vale lo suyo.

Lluís Torrent i Bescós

http://grupambient.net/bloc kongchong@hotmail.com