5 herramientas para lucir fenomenal, ser sostenible y ahorrar dinero.

5 herramientas para lucir fenomenal, ser sostenible y ahorrar dinero.


Ya llevo un par de años investigando y trabajando en el intento de contribuir al   movimiento Slow Fashion. Sin embargo, no ha sido tan fácil deshacerme de mis hábitos de compradora compulsiva. Recuerdo mi emoción el día que abrieron en mi ciudad, en Italia, la primera tienda de fast fashion. Al principio, fue como un golpe de adrenalina: temblores, curiosidad, desconfianza, tiendas gigantes que parecían supermercados, precios increíbles, incredulidad, sueños de armarios sin fondo y de outfits que pondrían verdes a todas mis amigas.Tan diferente de la experiencia de ir a las pequeñas boutiques de siempre donde, de vez en cuando, iba para regalarme algo especial…

Desde ese primer momento, el comprar ropa se transformó para mi en algo tan normal como tomar un café con leche por la mañana.

Ahora, claro, al hablar de moda sostenible con todo el mundo, ya me he auto-condenado a no entrar nunca más en “esas tiendas”. ¿Cómo podría, sabiendo todo lo que hay detrás? ¿Y qué pensarían los demás? Sin embargo, sigo queriendo consumir, de una forma u otra. Pero soy una consumidora con conciencia.

Como yo, hay miles de personas que, en todo el mundo, han ido enterándose de los pequeños secretos sucios del sistema industrial en su integridad, y han parado un momento a preguntarse: ” ¿y porqué estoy dando mi dinero a una empresa que no tiene mis valores?”.

Estas personas somos tú, yo, y un montón más. Somos los Nuevos Consumidores.

A continuación os propongo una guía para el nuevo consumidor, un pequeño manual de supervivencia para seguir consumiendo moda, pero de una forma más divertida, más inteligente, más satisfactoria, y por supuesto, más sostenible y ética. Estas pautas son el fruto del trabajo y de las investigaciones de la organización Slow Fashion Forward (Crystal Grover, Maureen Dickson, Stephanie Peterka), de la cual soy orgullosamente miembro.

El Nuevo Consumidor de moda

El Nuevo Consumidor es aquel que vive con conciencia de lo que ocurre del mundo, puede ver el big picture, la situación global, y conoce los impactos sociales y medioambientales de sus acciones. En fin, sabe más que antes y ha cambiado sus hábitos de consumo. El Nuevo Consumidor es consciente de que, como individuo y como consumidor, tiene un rol en el mercado, y selecciona responsablemente productos y servicios que apoyan la producción ética y que valoran la integridad de nuestro sistema ecológico.

Esperemos que estas sencillas pautas puedan inspiraros a consumir de manera más sostenible e incluso ¡mucho más divertida! Sentíos libres de mezclar las que mejor se adaptan a vuestros estilos de vida, posibilidades económicas y necesidades.

1. Ralentiza tu ritmo de consumo

Menos es más. ¿Cómo conseguir comprar menos y sentirnos igualmente satisfechos?

●  Piensa dos veces (mínimo). Antes de comprar ese vestido, piensa si de verdad lo necesitas. Mira hacia el interior tu armario y pregúntale ” ¿de verdad te falta algo?”.

● ¡Haz un intercambio de ropa! Cada vez que nombro el swapping, swishing o intercambio, todas mis amigas me dan una gran sonrisa y dicen ” ¡di-ver-tido! ¡Hagámolos!” Los intercambios de ropa son geniales, invitas a tus amigas ( ¡y amigos!), y a las amigas de las amigas y os pasáis un par de horas riendo y llenando de prendas nuevas vuestros armarios, evitando por completo las tiendas del centro y el desfalco de la cartera.

●  Valora la historia. Por fin se está poniendo trendy ,también en España, comprar prendas de segunda mano en tiendas, mercadillos o incluso online. También juega en favor de la reutilización de material que ya existe, sin necesidad de producirlo de nuevo. Heredar prendas de tu madre, hermana o abuela, también tiene un gran valor. Pregúntales sobre las experiencias que han vivido mientras llevaban esas prendas. Pronto encontrarás que te has enamorado de ellas, lo que no te puede pasar con una flamante prenda nueva.

●  Alquila un vestido o un bolso. Siempre has deseado un bolso de una marca súper famosa   (y carísima). Tienes una boda y no tienes ninguna gana de comprarte un vestido que sólo te pondrás en esa ocasión. Por fin, ahora en Internet, y en varios países, existe la posibilidad de alquilar estas prendas tan fantásticas: Fashion Hire   en Inglaterra es un buen ejemplo.

Y si no quieres ni siquiera gastarte el dinero del alquiler, tengo un consejo todavía más sencillo: pídelo prestado a tus amigas. ¡Cuidado con las manchas!

2. Valora la calidad y cuida la belleza de tus prendas

Invitamos al Nuevo Consumidor a emprender una nueva aventura: construirse un Nuevo Armario, o sea, empezar a invertir dinero en prendas que NUNCA querrás tirar.

●  La calidad es importante. Un consejo: fíjate en la composición de los materiales, en la calidad de hilos, costuras, bajos y botones. Con un ojo más experto, hasta podrás ver si el tejido va a hacer bolitas o no…

●  Apoya la manufactura local. Esta sencilla acción tiene un doble beneficio: apoyas el trabajo de los pequeños productores y encima te llevas a casa algo único que sólo tendrás tú.

●  Cuida de tus prendas. No todos saben que la mayoría de los impactos ambientales en toda la cadena de producción ocurre en nuestras casas. ¡Pues sí! Hasta el 60% de toda la electricidad y agua gastada en todo el ciclo de vida de la prenda, se consume en nuestros hogares: pensad en todos los lavados, secados, planchados…

3. Sé creativo

CARLOTTA-3

 

 

 

 

 

 

 

 

●  Usa tus manos! Hazte tu ropa, ponte a hacer crochet, o simplemente repara una costura o los bajos de tus pantalones.

●  Aprende algo Nuevo. Pide a tus familiares o amigos que te enseñen algo que no sabes hacer por ti mismo.

●  Promueve los negocios locales llevando tus prendas antiguas a sastres para que que te las modernizen, en lugar de tirarlas o regalarlas. Esto podría ser más barato de lo que crees…

4. Reconoce tus necesidades humanas  

Satisfacer estas necesidades nos ayuda a vivir de forma saludable y emocionalmente rica. A veces, el fast fashion nos da la ilusión de ser creativos, al poder comprarnos un montón de cosas y vernos siempre diferentes en el espejo. Pero realmente, vamos todos vestidos igual, y no somos nosotros quienes decidimos lo que nos gusta: ¡lo deciden las empresas!

●   ¡Ponte la gorra de creativo! Si sientes las necesidad de dar un toque de frescura a tu guardarropa, cambia la pinta de lo que ya tienes, póntelo de manera diferente! Aquí hay 11 buenísimos blogs de Do IT Yourself (DIY) ““ ¡házlo tu mismo!

●  Experimenta y confía en tu proprio sentido del estilo! La moda es una forma de expresar tu propia identidad, no tengas miedo de parecer único!

●  Participar en la creación de una prenda junto a un diseñador también te permite ser creativo. Puedes ayudar en la elección de colores, estampados, y pedir que modifique el patrón específicamente para ti!

5. Haz nuevos amigos y aprende algo nuevo

Aprovecha las nuevas relaciones que se pueden crear desde tu nueva manera de pensar y consumir moda.

●  Habla y entretente! No te escapes en dos minutos de la tienda con tus bolsas llenas de prendas. Conoce a los diseñadores y sastres que tienen sus negocios en tu barrio!

●  Sé curioso. Aprende de dónde vienen las prendas que quieres comprar, y quién las ha hecho. Descrubre el ciclo de vida de las prendas y los impactos medioambientales y sociales que tienen. Por ejemplo, pregunta si las fibras naturales como algodón o lino han sido cultivadas sin pesticidas, si están certificadas por el Comercio Justo y hechas por trabajadores que reciben un sueldo adecuado.

●  Apoya a los diseñadores locales y las marcas que están intentando ser más sostenibles y éticas.

●  Edúcate a ti mismo y luego comparte tus conocimientos. ¡De esta manera, ayudas al crecimiento del movimiento slow fashion!  

Dibujos: Carlotta Cataldi

Carlotta Cataldi es Master en Strategic Leadership Towards Sustainability (BTH, Suecia), Fundadora de Slow Fashion Forward y autora de MAKA Magazine en moda sostenible.

  • ALEX C.

    congratulations for text and sketches!!but I am still buying as many cachemire
    sweaters as I can afford!!!Love.A

  • Evasiete

    Me declaro “Nueva consumidora de Moda” y tu artículo además de muy interesante y didáctico, hace que me reafirme en mi postura. Gracias

  • Eva

    Buenísimo artículo Carlotta! soy fan incondicional de un modelo de vida más eco y concienciado. Vamos hacia una humanidad más respetuosa, eso si… Con estilo Slow.